domingo, 4 de junio de 2017

DAR TESTIMONIO DE CRISTO CON SINCERIDAD EVANGÉLICA: REGINA COELI DEL 04/06/2017

Después de la celebración eucarística de Pentecostés en la Plaza de San Pedro este 4 de junio, el Papa Francisco pronunció una breve alocución previo al rezo de la oración mariana del Regina Coeli en la que pidió a la Virgen María su intercesión para que nos sea concedida la gracia de estar fuertemente animados por el Espíritu Santo para poder dar testimonio de Cristo con sinceridad evangélica. También recordó que hoy se publica su Mensaje para la Jornada Mundial Misionera a celebrarse el próximo mes de octubre y elevó nuevamente una oración para que terminen las guerras y los actos de terrorismo, y tuvo un pensamiento especial para las víctimas de los atentados de la noche anterior en Londres. Reproducimos a continuación, el breve texto de Su Santidad, traducido del italiano:

Queridos hermanos y hermanas:

Hoy, en la fiesta de Pentecostés, será publicado mi Mensaje para la próxima Jornada Misionera Mundial, que se celebra cada año en el mes de octubre. El tema es: La misión en el corazón de la fe cristiana. El Espíritu Santo sostenga la misión de la Iglesia en el mundo entero y de fuerza a todos los misioneros y las misioneras del Evangelio. El Espíritu done la paz al mundo entero; sane las llagas de la guerra y del terrorismo, que también esta noche, en Londres, ha afectado a civiles inocentes: oremos por las víctimas y los familiares.

Saludo a todos ustedes, peregrinos provenientes de Italia y de tantas partes del mundo, que han participado en esta celebración. En particular, a los grupos de la Renovación carismática católica, que festeja el 50° aniversario de fundación, y también a los hermanos y las hermanas de otras confesiones cristianas que se unen a nuestra oración. Saludo a las Hijas de María Auxiliadora de los Países latinoamericanos.

Saludo y agradezco al coro y la orquesta de los jóvenes de Carpi, que han ejecutado algunos cantos durante esta Santa Misa, en colaboración con la Capella Sixtina.

Invocamos ahora la materna intercesión de la Virgen María. Ella nos obtenga la gracia de estar fuertemente animados por el Espíritu Santo, para testimoniar a Cristo con sinceridad evangélica.

No hay comentarios: