miércoles, 23 de noviembre de 2016

CATEQUESIS DEL PAPA: DAR UN BUEN CONSEJO Y ENSEÑAR AL QUE NO SABE (23/11/2016)

Fue el Aula Pablo VI el escenario de la catequesis del Papa Francisco del miércoles 23 de noviembre, el primero después de la conclusión del Año Jubilar. Y tal como muchos imaginaban, el Pontífice siguió reflexionando sobre las obras de misericordia espirituales. En particular se centró en dos obras que dijo estar muy relacionadas entre sí: "dar buen consejo al que lo necesita" y "enseñar al que no sabe". Continuando su ciclo de catequesis sobre la misericordia en la Sagrada Escritura, el Obispo de Roma señaló que, a pesar de haber concluido el Jubileo, quedan todavía algunas reflexiones sobre las obras de misericordia, y por ello, continuamos meditando. Hoy, dijo el Pontífice, reflexionaremos sobre, "dos acciones fuertemente relacionadas entre sí: dar buen consejo al que lo necesita y enseñar al que no sabe, aquello que no sabe". Compartimos a continuación, el texto completo de su catequesis, traducido del italiano:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Terminado el Jubileo, hoy regresamos a la normalidad, pero quedan todavía algunas reflexiones sobre las obras de misericordia, y así continuamos sobre esto.

La reflexión sobre las obras de misericordia espirituales se refiere hoy a dos acciones fuertemente relacionadas entre sí: dar buen consejo al que lo necesita y enseñar al que no sabe, aquello que no sabe, ¿no? La palabra ignorante es demasiado fuerte, ¿no? Pero quiere decir aquellos que no saben algo y se les debe enseñar. Son obras que se pueden vivir sea en una dimensión sencilla, familiar, al alcance de todos, sea – especialmente la segunda, aquella de enseñar – en un plano más institucional, organizado. Pensemos por ejemplo en tantos niños que todavía sufren de analfabetismo: esto no se puede entender, que en un mundo donde el progreso técnico, científico haya llegado tan alto, existan niños analfabetos. Esto no se puede entender; es una injusticia. Cuantos niños sufren la falta de instrucción. Es una condición de grande injusticia que atenta contra la dignidad de la persona misma. Sin instrucción luego se convierte fácilmente en presa de la explotación y de las diversas formas de lacras sociales.

La Iglesia, a lo largo de los siglos, ha sentido la exigencia de comprometerse en el ámbito de la instrucción porque su misión de evangelización implica el compromiso de restituir la dignidad a los más pobres. Desde el primer ejemplo de una "escuela" fundada aquí en Roma por San Justino, en el segundo siglo, para que los cristianos conocieran mejor la Sagrada Escritura, hasta San José de Calasanz, que abrió las primeras escuelas populares gratuitas de Europa, tenemos una larga lista de santos y santas que en diversas épocas han llevado la instrucción a los más desfavorecidos, sabiendo que a través de este camino habrían podido superar la miseria y las discriminaciones. Cuantos cristianos, laicos, hermanos y hermanas consagrados, sacerdotes han dado la propia vida en la instrucción, en la educación de los niños y de los jóvenes. ¡Pero esto es grande! ¡Y yo los invito a hacer un homenaje a ellos con un aplauso! Estos pioneros de la instrucción habían entendido a fondo la obra de misericordia y lo habían hecho un estilo de vida capaz de transformar la misma sociedad. ¡A través de un trabajo sencillo y pocas estructuras han sabido restituir la dignidad a tantas personas! Y la instrucción que daban era muchas veces orientada también al trabajo. Pensemos en Don Bosco, en San Juan Bosco, hay algunos salesianos ahí ¡eh! Pensemos en Don Bosco que con aquellos muchachos de la calle, con el oratorio y luego con las escuelas, los oficios, los preparaba para el trabajo... Es así que han surgido muchas y diversas escuelas profesionales, que instruían al trabajo mientras educaban en los valores humanos y cristianos. La instrucción, por lo tanto, es de verdad una peculiar forma de evangelización.

Más crece la instrucción y más las personas adquieren certezas y conciencia, de la cual todos tenemos necesidad en la vida. Una buena instrucción nos enseña el método crítico, que comprende también un cierto tipo de dudas, útiles a poner preguntas y verificar los resultados alcanzados, en vista de un conocimiento mayor. Pero la obra de misericordia de dar buen consejo al que lo necesita no se refiere a este tipo de dudas. Expresar la misericordia hacia los que tiene dudas equivale, en cambio, a disminuir aquel dolor y aquel sufrimiento que proviene del miedo y de la angustia que son consecuencias de las dudas. Es por lo tanto un acto de verdadero amor con el cual se busca sostener a una persona en la debilidad provocada por la incertidumbre.

Pienso que alguien podría decirme: "Padre, pero yo tengo tantas dudas sobre la fe, ¿Qué cosa debo hacer? ¿Usted no tiene jamás dudas?". Tengo muchas, ¡Eh! Tengo muchas... ¡Cierto que en algunos momentos a todos nos surgen dudas! Las dudas que tocan la fe, en sentido positivo, son un signo que queremos conocer mejor y más a fondo a Dios, Jesús, y el misterio de su amor hacia nosotros. "Pero, yo tengo esta duda... busco, estudio, veo o pido un consejo, como hacer...". Estas dudas nos hacen crecer. Pues, es bueno que nos pongamos preguntas sobre nuestra fe, para que de este modo seamos empujados a profundizarla. Las dudas, de todos modos, también son superadas. Por esto, es necesario escuchar la Palabra de Dios, y comprender cuanto nos enseña. Un camino importante que ayuda mucho en esto es aquel de la catequesis, con la cual el anuncio de la fe viene a nuestro encuentro en lo concreto de la vida personal y comunitaria. Y existe al mismo tiempo, otro camino igualmente importante, aquel de vivir lo más posible la fe. No hagamos de la fe una teoría abstracta donde las dudas se multiplican. Más bien, hagamos de la fe nuestra vida. Busquemos practicarla en el servicio a los hermanos, especialmente a los más necesitados. Y entonces, tantas dudas desaparecerán, porque sentimos la presencia de Dios y la verdad del Evangelio en el amor que, sin mérito nuestro, habita en nosotros y lo compartimos con los demás.

Como se puede ver, queridos hermanos y hermanas, también estas dos obras de misericordia no están lejos de nuestra vida. Cada uno de nosotros puede comprometerse en vivirlas para poner en práctica la palabra del Señor cuando dice que el misterio del amor de Dios no ha sido revelado a los sabios y a los inteligentes, sino a los pequeños (Cfr. Lc 10, 21; Mt 11, 25-26). Por lo tanto, la enseñanza más profunda que estamos llamados a transmitir y la certeza más segura para salir de la duda, es el amor de Dios con el cual somos amados (Cfr. 1 Jn 4, 10). Un amor grande, gratuito y dado para siempre. Pero, ¡Dios jamás da marcha atrás con su amor, jamás! Va siempre adelante, se queda ahí, es dado para siempre este amor del cual debemos sentir una fuerte responsabilidad, para ser sus testimonios ofreciendo misericordia a nuestros hermanos. Gracias.

No hay comentarios: