miércoles, 24 de julio de 2013

EL PAPA CONFÍA A NUESTRA SEÑORA DE APARECIDA A LOS JÓVENES (24/07/2013)

A pesar del frío y de la lluvia una multitud acogió a Papa Francisco quien llegó al Santuario de Nuestra Señora de Aparecida para celebrar la Misa con los obispos de la Provincia. En la Sala de los 12 Apóstoles, donde se encuentra la imagen de la Virgen de Aparecida rezó una breve oración confiando a María particularmente los Jóvenes que participan en la Jornada Mundial de la Juventud. Reproducimos esa oración para todos ustedes:

Madre Aparecida, como tú un día,
así me siento hoy delante de ti y de Dios,
que nos propone una misión para la vida
cuyos contornos y límites no conocemos,
las cuales exigencias apenas entrevemos.
Pero en tu fe, gracias a la cual
“nada es imposible para Dios”
tu, oh Madre, no has flaqueado
y yo no puedo flaquear.

Aquí está la servidora del Señor,
que se haga en mí según tu Palabra

Así, como tú,
yo abrazo mi misión
en tus manos pongo mi vida.
Y vamos, tu, Madre y yo, hijo,
a caminar juntos, a creer juntos,
a luchar juntos, a vencer juntos,
como siempre juntos caminaron tu y tu Hijo.

Mujer, ¡aquí está tu hijo!
Hijo, ¡aquí está tu Madre!

Madre Aparecida,
un día llevaste a tu Hijo
al Templo para consagrarlo al Padre
para que fuera totalmente disponible a la misión.
Llévame hoy al mismo Padre,
conságrame a Él
con todo aquello que soy
y con todo aquello que tengo.

¡Estoy aquí! ¡Envíame!

Madre Aparecida,
pongo en tus manos
y llevo al Padre a nuestros y a tus jóvenes,
la Jornada Mundial de la Juventud:
Cuánta fuerza, cuánta vida,
y cuánto dinamismo que germina y florece
y que puede estar al servicio de la vida
y de la humanidad.

¡Acoge y santifica, oh Padre, a tu juventud!

En fin, Madre, te pedimos:
quédate aquí,
acoge siempre a tus hijos e hijas peregrinos
pero ven también con nosotros,
quédate siempre a nuestro lado
y acompaña en la misión
a la gran familia de fieles,
sobre todo cuando la Cruz pesa de más
y sostiene nuestra esperanza y nuestra fe.

¡Sé fiel hasta la muerte y yo
te daré la corona de la vida! Amén.

No hay comentarios: