lunes, 21 de mayo de 2012

REGINA COELI DEL 20/05/2012: LA ORACIÓN UNE LA TIERRA Y EL CIELO

“Cada vez que rezamos la tierra se une al Cielo” y de este modo nuestra invocación “alcanza a Dios mismo”. Con las palabras pronunciadas ayer, domingo 20 de mayo, durante el Regina Coeli, es como si Benedicto XVI hubiera querido motivar su invitación a orar por las víctimas del vil atentado en Brindisi, por las siete personas muertas en el terremoto que ha golpeado al modenés y para invocar el apoyo de María —especialmente venerada con el título de “Auxilio de los cristianos” en el santuario de Sheshan en Shanghai— en el camino de los católicos chinos.
 
Son diversos los temas propuestos por el Papa en la habitual cita dominical para la oración mariana en la plaza de San Pedro. Para empezar, el significado de la solemnidad de la Ascensión, que para los cristianos representa la certeza de que “nuestra humanidad es llevada a la altura de Dios” y, por tanto, nuestra oración en Cristo “atraviesa los cielos y llega a Dios”.

Compartimos a continuación el texto completo, traducido del italiano, que el Papa pronunció antes del rezo del Regina Coeli:
 
¡Queridos hermanos y hermanas!

Cuarenta días después de la Resurrección —según el libro de los Hechos de los Apóstoles—, Jesús asciende al Cielo, o sea retorna al Padre que lo había enviado al mundo. En muchos países este misterio se celebra no el jueves, sino hoy, el domingo siguiente. La Ascensión del Señor marca el cumplimiento de la salvación iniciada con la Encarnación.

Después de haber instruido por última vez a sus discípulos Jesús sube al cielo (cfr. Mc 16, 19). Él, entretanto, “no se separó de nuestra condición” (cfr. Prefacio); de hecho en su humanidad asumió consigo a los hombres en la intimidad del Padre y así ha revelado el destino final de nuestra peregrinación terrena.

Así como por nosotros descendió del cielo y por nosotros sufrió y murió en la cruz, así también por nosotros resucitó y subió a Dios, por lo tanto no está más lejano, sino que es “Dios nuestro”, “Padre nuestro” (cfr. Jn 20, 17).
 
La Ascensión es el último acto de nuestra liberación del yugo del pecado, como escribe el apóstol Pablo: “Subiendo a la altura, llevó cautivos” (Ef 4, 8). San León Magno explica que con este misterio “se proclama no solamente la inmortalidad del alma sino también la de la carne. Hoy de hecho no solamente estamos confirmados como poseedores del paraíso, sino también hemos penetrado en Cristo en las alturas de los cielos”. (De Ascensione Domini, Tractatus 73, 2.4: CCL 138 A, 451.453). Por esto los discípulos cuando vieron al Maestro levitar de la tierra y elevarse hacia lo alto, no sintieron una sensación de malestar, sino una gran alegría y se sintieron empujados a proclamar la victoria de Cristo sobre la muerte (cfr. Mc 16, 20). Y el Señor resucitado obraba con ellos, distribuyendo a cada uno un carisma para que la comunidad cristiana, en su conjunto, reflejase la armoniosa riqueza de los Cielos.
 
Lo escribe nuevamente san Pablo: “Repartió dones a los hombres... dispuso que unos fueran apóstoles; otros, profetas; otros, evangelizadores; otros, pastores y maestros... para la edificación del cuerpo de Cristo... hasta que lleguemos todos a la plena madurez de Cristo” (Ef 4, 8.11-13).
 
Queridos amigos, la Ascensión nos dice que en Cristo nuestra humanidad es llevada a las alturas de Dios; así cada vez que rezamos, la tierra se une con el Cielo. Y como el incienso cuando se quema hace subir hacia lo alto su humo suave y perfumado, así cuando elevamos al Señor nuestra fervorosa oración llena de confianza a Cristo, esta atraviesa los cielos y alcanza el Trono de Dios, y es por Él escuchada y satisfecha.
 
En la celebre obra de san Juan de la Cruz, Subida del Monte Carmelo, leemos que para “ver realizados los deseos de nuestro corazón no hay nada mejor que poner la fuerza de nuestra oración en lo que más le gusta a Dios. Entonces Él no nos dará solamente lo que le pedimos, o sea la salvación, sino también lo que Él ve que sea conveniente y bueno para nosotros, aún si no se lo pedimos” (Libro III, cap. 44, 2, Roma 1991, 335).
 
Supliquemos a la Virgen María para que nos ayude a contemplar los bienes celestiales que el Señor nos promete, y a volvernos testimonios siempre más creíbles de la vida divina.

No hay comentarios: