miércoles, 29 de junio de 2011

HOMILÍA DEL PAPA EN LA SOLEMNIDAD DE SAN PEDRO Y SAN PABLO

El día de hoy no hubo audiencia papal debido a la Solemnidad de San Pedro y San Pablo. Reproducimos a continuación la Homilía de Su Santidad Benedicto XVI, traducida al español. Hoy también es el 60mo. aniversario de la ordenación sacerdotal de Su Santidad.

Queridos hermanos y hermanas,

«Non iam dicam servos, sed amicos» - «Ya no os llamo siervos, sino amigos» (cf. Jn 15,15). Sesenta años después de mi Ordenación sacerdotal, siento todavía resonar en mi interior estas palabras de Jesús, que nuestro gran Arzobispo, el Cardenal Faulhaber, con la voz ya un poco débil pero firme, nos dirigió a los nuevos sacerdotes al final de la ceremonia de Ordenación. Según las normas litúrgicas de aquel tiempo, esta aclamación significaba entonces conferir explícitamente a los nuevos sacerdotes el mandato de perdonar los pecados. «Ya no siervos, sino amigos»: yo sabía y sentía que, en ese momento, esta no era sólo una palabra «ceremonial», y era también algo más que una cita de la Sagrada Escritura.


lunes, 27 de junio de 2011

CATEQUESIS DEL PAPA (22 DE JUNIO): LOS SALMOS

A partir de esta semana, estaremos publicando el texto de la Catequesis del Papa Benedicto XVI que comparta cada semana con nosotros desde el Vaticano en su Audiencia de los miércoles. El miércoles pasado, habló acerca del Libro de los Salmos.

A continuación el texto íntegro de las palabras del Papa:

Queridos hermanos y hermanas:

En las catequesis anteriores nos centramos en algunas figuras del Antiguo Testamento particularmente significativas para nuestra reflexión sobre la oración. Hablé de Abraham, que intercede por las ciudades extranjeras; de Jacob, que en la lucha nocturna recibe la bendición; de Moisés, que invoca el perdón para su pueblo; y de Elías, que reza por la conversión de Israel. Con la catequesis de hoy quiero iniciar una nueva etapa del camino: en vez de comentar episodios particulares de personajes en oración, entraremos en el «libro de oración» por excelencia, el libro de los Salmos. En las próximas catequesis leeremos y meditaremos algunos de los Salmos más bellos y más arraigados en la tradición orante de la Iglesia. Hoy quiero introducirlos hablando del libro de los Salmos en su conjunto.