lunes, 19 de enero de 2009

EMF 2009 la critica...

Amigos de la Pastoral Juvenil, espero que hayan seguido el Encuentro Mundial de las Familias, que lo hayan disfrutado y más aún que hayan recolectado y nutrido su trabajo pastoral con este gran evento ya sea desde sus parroquias, movimientos, familias o espiritualmente con sus oraciones tal y como lo hizo Su Santidad el Papa Benedicto XVI.


Photobucket


La Comision de Pastoral Juvenil tuvo la dicha y la gran oportunidad de acudir al Congreso Teológico Pastoral en la Expo Bancomer en la que se realizaron bastantes conferencias y plenarios en torno a los Valores Familiares Cristianos. ¿Qué podiamos esperar de estas conferencias?



Sin duda el punto central fue el rescate de los valores tales como: la responsabilidad, la justicia, la alegría y sobretodo la caridad traducida en amor; todo ésto sin duda desde la parte utópica, ideal y optimista del congreso y del panorama cristiano, sin embargo el punto focal es el rescate de la familia nuclear, cristiana y que no correspoda a ninguna otra forma alterna de convivencia.


Por lo cual aquí quisiera hacer una crítica que además sirva de buscapiés para sus comentarios. Parto con la siguiente pregunta:



¿Quiénes son los afectados con esta postura? grupos vulnerables y que sin duda no representan una minoría como se cree, estos grupos son hoy en día una población grande y creciente, crítica y que hace oir su voz, son las madres solteras, las familias monoparentales, las mujeres lesbianas y los hombres homosexuales, las viudas, los grupos de solteros. Convivencias que configuran exactamente los mismos valores de justicia, alegría, amor, responsabilidad y comunidad.



Si bien es cierto en la Santa Escritura no hay una parte, una escrito, ya se de San Pablo o en los Hechos que hable o prefigure estas formas de conviencia, por el contrario San Pablo hace incapié en el Matrimonio y en la Familia tal como se conoce como la forma más santa y optima para dar testimonio del amor de Dios. El problema viene cuando estos grupos de convivencia como las madres solteras y los divorciados, niños con familias duplicadas quieren ser parte y vivir plenamente su ser cristiano y se topan con discursos como los que se desarrollaron en el VI Encuentro. Falta mencionar todavia que no se habló para nada -En el congreso- de familias pobres, indígenas.



He aqui cuando creo yo que la Pastoral en General y en nuestro caso la Juvenil tiene que hacer algo. Una de las pocas cosas rescatables que dijo nuestro Señor Presidente en la Sesión Inaugural fue que debemos ser Solidarios con estos grupos de convivencia que si bien no corresponden al modelo de familia tradicional cristiana, nuclear, heterosexuada etc... pueden ser potencializadores de valores para el desarrollo de la fe y la humanidad. La Iglesia no esta en tiempos para ser excluyente, al contrario creo yo, el enclave de su suspervivencia, persistencia y perfeccionamiento en el futuro esta en la apertura, lo itinerante y la alegria a la diversidad. Hubo por tanto una incongruencia en el titulo del Encuentro, parecía Encuentro Mundial de la Familia Cristiana y no de Las Familias, misma discusión tuvimos una vez en Reunión de decanatos, reciuerdan??.



Quiero expresar esta postura en el Blog porque fue lo que pudimos comentar en las comidas varios compañeros de la Pastoral, Sacerdotes y amigos de otros estados y nacionalidades. Y digo en las comidas porque inclusive en el Congreso faltaron espacios para la retroalimentación, toda era aislada y el congreso una espacio de engorda de discursos. Existe una gran preocupación por el futuro de la Iglesia y la manera en que parece estar cerrando cada vez más sus brazos a las diferencias, que como ya lo he dicho están aumentando en el contexto de la modernidad y la posmodernidad.


No se cómo vean esta preocupación, esta crítica. Esto es lo que me llevo del Congreso, es lo que escuché y viví. Es lo que preocupa ya que a diario conocemos amigos, compañeros, familiares mismos que inician una vida matrimonial sin el Sacramento del Matrimonio, divorcios, amigos que piensan configurar una familia distinta.


¿Qué debe de hacer la Iglesia según los jovenes? que somos los próximos a construir familias.


Photobucket


y aquí Mariana Rubi y yo en el stand de la VI Vicaria

3 comentarios:

Mariana dijo...

No podría estar más de acuerdo contigo. Me parece vital que toda la Iglesia abra los ojos a la realidad, y digo toda, porque me parece que una buena parte de esta Iglesia mía lo hace, sino, Bertonni no hubiera leído a Gibran Jalil Gibran... Salí del EMF con sentimientos encontrados: el contacto con la gente, los nuevos amigos del mundo; pero con una sensación de que algo me faltó, y fueron espacios de más intercambio, y una visión de la realidad mundial, y no de la de un grupo de la Iglesia...

Carlos Gonzalez dijo...

genial comentario

Eduardo Acosta dijo...

Es preocupante ver que de pronto pareciera que nuestra iglesia sigue caminando hacia el futuro, pero con la vista en el pasado. Ya lo comentábamos en la junta de ayer 26 de enero, seguimos en una iglesia que se fija demasiado en "cumplir con los sacramentos" pero poco en el fondo de ellos y en lo que es vital y característico de nuestra fe, aquella clásica frase de "miren cómo se aman". Es obvio que hay signos de esperanza en medio de todo el panorama, no podemos decir que todo es obscuridad y el fin de los tiempos se acerca, esas miradas apocalípticas de nada sirven. Lo que sí es evidente es que mientras los laicos no tomemos en serio el papel de transformadores de la realidad que nos corresponde y nuestros sacerdotes se atrevan a confiar cada vez más en nosotros, los laicos, nuestra iglesia irá contrayéndose cada vez más y, como le pasó alos fariseos en el año 70, nos convertiremos en una comunidad sectaria y cerrada, en lugar de lo que supuestamente somos, CATOLICA, en otras palabras, universal, abierta, acogedora, fraterna, cálida, amorosa y misericordiosa. Saludos.