viernes, 23 de junio de 2017

HACERSE PEQUEÑOS PARA ESCUCHAR SU VOZ: EL PAPA EN CASA SANTA MARTHA (23/06/2017)

Para escuchar la voz del Señor es necesario hacerse pequeños. Lo recordó el Santo Padre en su homilía de la Misa de este 23 de junio en Casa Santa Martha, en la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús. El Señor nos ha elegido, se “ha involucrado con nosotros en el camino de la vida” y “nos ha dado a su Hijo y la vida de su Hijo por nuestro amor”. Aludiendo a la Primera Lectura del día tomada del libro del Deuteronomio, en que Moisés dice que Dios nos ha elegido para ser su pueblo de entre todos los pueblos de la tierra, el Papa Francisco explicó el modo de alabar a Dios porque “en el corazón de Jesús nos da la gracia de celebrar con alegría los grandes misterios de nuestra salvación, de su amor por nosotros”, es decir, celebrando “nuestra fe”.

PASTORES QUE SABEN CUIDAR AL PRÓJIMO: EL PAPA EN CASA SANTA MARTHA (22/06/2017)

Un pastor debe ser apasionado, debe saber discernir y debe también saber denunciar el mal. Es lo que afirmó el Papa Francisco en la Misa de este 22 de junio por la mañana en Casa Santa Martha donde se centró en la figura del Apóstol Pablo para poder volver al pensamiento al ejemplo ofrecido por el Padre Milani. Como el párroco de Barbiana, dijo el Pontífice, es necesario tener cuidado del prójimo pero sin "buenismos" ingenuos. El Papa Francisco se inspiró en su homilía en la Primera Lectura - tomada de la Segunda Carta de San Pablo a los Corintios - para insistir en las características que debe tener un pastor. El Pontífice encontró justo en San Pablo la figura del "pastor verdadero", que no abandona a sus ovejas como lo haría en cambio "un mercenario".

miércoles, 21 de junio de 2017

VIDEO DE LA CATEQUESIS DEL PAPA, EN ESPAÑOL (21/06/2017)

El cristianismo cultiva una incurable confianza: no cree que las fuerzas negativas y disgregadoras puedan prevalecer. La última palabra en la historia del hombre no es el odio, no es la muerte, no es la guerra, porque en cada momento de la vida nos asiste la mano de Dios y la presencia discreta de todos los creyentes que nos han precedido en la fe. Así, el Papa Francisco en la catequesis del miércoles 21 de junio, explicó cómo los santos son para nosotros testigos y compañeros de esperanza que demuestran que la vida cristiana no es un “ideal inalcanzable”, sino “posible con la gracia de Dios”.

CATEQUESIS DEL PAPA: QUE EL SEÑOR NOS DE LA ESPERANZA DE SER SANTOS (21/06/2017)

En la catequesis del miércoles 21 de junio, el Papa Francisco recuerda a los santos y su presencia en el mundo. El Santo Padre rememora para nosotros que la invocación a los santos está presente en nuestra vida desde el bautismo: "Poco antes de recibir el óleo de la unción bautismal como catecúmenos, símbolo de la fuerza de Dios en la lucha contra el mal, el sacerdote invita a toda la asamblea a rezar por aquellos que están a punto de recibir el bautismo, invocando la intercesión de los santos". Y también nos recuerda que desde ese momento, y en todos los sacramentos, "se nos regala la presencia de los hermanos y hermanas 'mayores', que han pasado por nuestro mismo camino, que han vivido nuestras mismas fatigas, y viven para siempre en el abrazo de Dios". Y además nos conforta: "no estamos solos, la Iglesia está compuesta de innumerables hermanos, a menudo anónimos, que nos han precedido y que por la acción del Espíritu Santo están involucrados en las vivencias de los que todavía viven aquí abajo". Compartimos a continuación, el texto completo de su catequesis, traducido del italiano:

martes, 20 de junio de 2017

LA ADOLESCENCIA NO ES UNA PATOLOGÍA: PALABRAS DEL PAPA EN EL CONGRESO DE LA DIÓCESIS DE ROMA (20/06/2017)

El Papa Francisco presidió este lunes 19 de junio por la tarde la apertura del congreso eclesial de la diócesis de Roma, cuyo tema este año es: "¡No les dejemos solos! Acompañar a los padres en la educación de los hijos adolescentes". En un discurso pronunciado en la Basílica de San Juan de Letrán en Roma, ante los participantes en el congreso eclesial diocesano, el Papa Francisco animó a afrontar la adolescencia de los hijos con comprensión y teniendo presente la importancia de esa fase que no debe ser vista con temor, porque "la adolescencia no es una patología". El Santo Padre reflexionó sobre el tema en el que se centrará el Congreso y que considera "importante para la vida de nuestras familias: acompañar a los padres en la educación de los hijos adolescentes". El Papa Francisco quiso compartir algunos puntos de vista sobre este asunto. Compartimos a continuación el texto completo de su discurso, traducido del italiano:

domingo, 18 de junio de 2017

VIDEO DEL ÁNGELUS DEL 18/06/2017

El Papa Francisco destacó, durante el rezo del Ángelus este 18 de junio en la Plaza de San Pedro del Vaticano, que la Eucaristía acerca más a Cristo a quien la recibe y le convierte en parte de su Cuerpo místico. “Nutridos por el Cuerpo de Cristo, nos convertimos, cada vez más íntimamente y específicamente, en el Cuerpo místico de Cristo”, señaló. El Santo Padre centró su enseñanza en la solemnidad del Corpus Christi, un día para “celebrar el Misterio de la Eucaristía”. En este sentido indicó que “cada domingo, la comunidad eclesial se junta en torno a la Eucaristía, sacramento instituido por Jesús en la Última Cena. Sin embargo, cada año tenemos la alegría de celebrar la fiesta dedicada a este Misterio central de la fe para expresar en plenitud nuestra adoración a Cristo, que se entrega como comida y bebida de salvación”.

AGRADEZCAMOS AL SEÑOR ESTE DON SUPREMO: HOMILÍA DEL PAPA EN LA MISA DE CORPUS CHRISTI (18/06/2017)

El Papa Francisco presidió esta tarde del 18 de junio en el exterior de la Basílica de San Juan de Letrán la Misa por la Solemnidad del Corpus Christi, en la que dijo que la Eucaristía es el sacramento de la memoria que nos recuerda la historia del amor de Dios por nosotros. "En el Pan de vida, el Señor nos visita haciéndose alimento humilde que sana con amor nuestra memoria, enferma de frenesí. Porque la Eucaristía es el memorial del amor de Dios". A continuación el texto completo de la homilía del Papa Francisco en la Misa del Corpus Christi, traducido del italiano: